El tabaco y la apnea del sueño

El hábito de fumar puede afectar también en nuestra forma de dormir, provocando apnea del sueño. El tabaco altera los ritmos circadianos, por lo que se ven alterados los ciclos naturales del sueño, irrita los tejidos de la nariz y garganta, por lo que se restringe la entrada de aire a los pulmones por unos segundos.